Un refrigerador necesita cuidados para alargar su vida útil

La mayoría de los electrodomésticos son prácticamente necesarios para mantener un alto nivel de vida, pero el frigorífico es uno de los más cruciales. En este aparato se guardan los alimentos que necesitan ser enfriados, con el fin de preservar su calidad para el consumo. Sin embargo, debido a algunos daños que manifiesta, su vida útil se va acortando con el paso del tiempo.

Es importante tener en cuenta que los frigoríficos y neveras sólo están pensados para durar entre 10 y 15 años. Es mucho tiempo para que un electrodoméstico sufra averías, pero también depende de su mantenimiento y uso. A continuación, se revelan algunos puntos importantes que indican que ha llegado el momento de sustituir sus electrodomésticos:

  • En los congeladores, la acumulación de escarcha es mayor: A medida que se acumula más hielo en el congelador, es natural que los frigoríficos más antiguos produzcan más escarcha de lo habitual, lo que obliga a descongelar manualmente los alimentos. Sin embargo, esto no debería ser un proceso tedioso. Por ello, una producción de escarcha constante y creciente indica que el frigorífico ha llegado al final de su vida útil.
  • Goteo constante: Esto ocurre con frecuencia cuando el orificio de desagüe está obstruido, así que tenga cuidado porque puede provocar aromas desagradables, crecimiento de moho e incluso daños en los alimentos. Además, si este problema continúa, significa que el frigorífico no está enfriando correctamente y ya no funciona a su máximo potencial.
  • Hace más ruido de lo normal: Escuchar el ruido que hace su frigorífico es una de las mejores formas de saber si ha llegado el momento de sustituirlo. Debe llevar el frigorífico a un técnico o su vida útil ha terminado si descubre que hace ruidos extraños o un zumbido más fuerte de lo habitual.
  • El sobrecalentamiento de la parte trasera es un síntoma de que la vera está funcionando con demasiado vigor, lo que puede dañar el aparato y elevar el gasto energético.
  • Los alimentos se deterioran continuamente, y un frigorífico estropeado es famoso por no hacer aquello para lo que fue diseñado, que es mantener los alimentos fríos. Debería sustituir el aparato.

Consejos para mantener correctamente un refrigerador

Controla la temperatura: Es fundamental que el frigorífico esté a la temperatura ideal, que oscila entre 4 y 5 grados para que los alimentos se mantengan frescos y no proliferen las bacterias.

Cuidar bien las puertas: Antes de abrir las puertas del frigorífico, tenga en cuenta lo que quiere sacar. Según un estudio, cada vez que se abre y se cierra el frigorífico, se pierde hasta un 7% del frío. Debido a las excesivas fluctuaciones de temperatura que esto provoca, los alimentos no se conservan en excelentes condiciones.

Revisión periódica: Es fundamental realizar periódicamente una amplia evaluación del frigorífico para introducir los ajustes necesarios en las características que se han ido desarrollando con el tiempo.